Si te gusta ir cómoda y elegante a la playa, no hay nada mejor que los vestidos de playa para ponerte encima de los bañadores o los bikinis.