Su aire ochentero o noventero hace las delicias tanto de las más excéntricas como de las más reservadas, que prefieren taparse por pudor, recatamiento o discreción.